ESCRITO DE PEDAGOGIA DEL CUERPO

IBETH PATERNINA JARAVA

PEDAGOGIA DEL CUERPO

YONI OSORIO

INSTUTICION EDUCATIVA NORMAL SUPERIOR ENVIGADO
FORMACION COMPLEMENTARIA 13
ENVIGADO
2010

Naief Yehya es un crítico de cine muy reconocido en México, y por ahí, a escrito varias novelas como la verdad de la vida en Marte. Su camino como ingeniero ha sido el interrogarse sobre la influencia de la tecnología en el individuo, la cultura y la sociedad, y prefirió dedicarse al estudio de la ciencia ficción que al estudio de las ciencias duras, la literatura o las matemáticas.
Me gusto leer estos documentos porque trata de la cultura, sociedad y tecnología a partir de las reflexiones que deja el cine sobre las reflexiones que deja el mundo, en particular porque ellas tienen que ver con el cuerpo y la transformación que sufre.
Por otro lado, la tecnología está generando una nueva sensibilidad social y cultural, en decir una nueva sensibilidad humana. Ha nacido la cultura de la ficción, cuyo poder está afectando a la comprensión de nuestras mentes y de nuestros cuerpos. Según Sherry Turkle: “nos movemos hacia una cultura de la ficción en la que la gente se siente cada vez más cómoda con la sustitución de la propia realidad por sus representaciones”.
Desde este punto de vista que señala Sherry la humanidad estaría viviendo una novedosa fase de bellezas breves y horrorosas, en las que se rechaza la carne y se mantiene el culto a una belleza evolutiva. Son otros cargos no estáticos más bien cambiantes, pero están más vivos que nunca, dañar al cuerpo real, con sus humores, su vulnerabilidad, su fragilidad, su progresivo deterioro y su inevitable fallecimiento.
Por otro lado se puede decir que el ideal de mujer ahora no es el de la dama perfecta gracias al bisturí, va más allá que eso, pues implica abandonar completamente el cuerpo femenino, pues deja de lado la escancia de su cuerpo natural para convertir su ideal completamente inhumano. Por esta razón ese nuevo cuerpo esta construido para satisfacer las necesidades de las personas o quizás sean resultados de angustias, depresiones etc.
Desde los antepasados, la mujer ha sido un campo de experimentación tecnológica para la satisfacción masculina: las cirugías plásticas han dado sus resultados en nuevos cuerpos y nuevas sensaciones Cyborgs, pero estos cyborgs no necesariamente son modelos de mujeres sensuales sino que más bien han perdido su forma femenina, pues como son travestis, seres genéticamente adornados, cuyo look erótico oculta la indeterminación genérica.
La tecnología, al permitir el nacimiento del Cyborg, puede eludir las dicotomías de clase, sexo, raza de la cultura occidental. Una figura compleja, pero que puede romper los paradigmas de la sociedad moderna, convirtiéndose en una oportunidad histórica para desequilibrar el control patriarcal al aprovechar la fractura en el tradicional dualismo jerárquico entre hombre y mujer.
La cibercultura es la cultura que emerge, o está emergiendo, el uso del computador para la Comunicación, el entretenimiento y el mercadeo electrónico. Cultura nacida de la aplicación de las nuevas tecnologías de la información y comunicación como internet, ya que la tecnología transgrede los límites entre lo natural y lo artificial, entre lo orgánico y lo inorgánico y confiere a todo lo que sabemos o creíamos saber ese carácter de provisional. El Cyborg es nuestra ontología, dicta nuestra política, es la encarnación de un futuro ambiguo en el que se mezclan desde la naturaleza y la cultura, el país de mañana y la ciencia ficción y la realidad social.
Creo que el eje de la lucha humana, más allá de la lucha únicamente femenina, sigue oculto, está en la búsqueda de la humanidad misma, de la sensibilidad, solidaridad y reciprocidad social. De hecho las nuevas concepciones de belleza y estética rompen con ciertas tarifas occidentales, pero crean otros; la delgadez extrema, los cuerpos sin formas no van con los ideales femeninos de los machos latinos, pero también afectan al organismo de las mujeres, las enferman y las matan.
Además el cuerpo nunca es suficientemente bello, esto produce ansiedad y un deseo de fusión con las máquinas, con el propósito de contagiarnos frente al mal y al dolor, es una forma de huir del ser vivo. La esencia no es sola de las mujeres sino del ser humano, su filosofía se modifica constantemente tanto y al mismo ritmo en que las tecnologías evolucionan; es decir, nuestras percepciones, nuestras formas de sentir, de amar, de querer las cosas son ahora distintas, es más instantáneo y fugaz. Es como la fotografía, como sinónimo de muerte constante. Esa sensación de muerte nos hace vivir a un ritmo incontrolable, que no nos permite sentir más que la adrenalina.
Por otro lado la tecnología no es solo una herramienta neutral para hacernos la vida más fácil, es también un sistema de creencias que afecta y transforma nuestra la vida diaria del ser humano, por eso es necesario detenernos a pensar cuál es la relación con ella y cuáles son las consecuencia que se pueden presentar, para bien o para mal, transformarla en una herramienta que está cada vez más relacionado con nuestros rutina diaria.
EL CYBORG es un concepto que apenas se está configurando y que todavía está en debate. Básicamente es un organismo cibernético, es decir, un organismo que de una u otra manera se interrelaciona con el exterior a través de un mecanismo de control tecnológico. Cada vez queda más claro que lo que importa no es la profundidad de los implantes, si no la relación biotecnológica que se establece. Claro que existen esos implantes, hay personas con chips en sus cuerpos que hacen que, por ejemplo, cuando llegan a su casa se enciendan las luces automáticamente. Cada vez hay más gente implantándose cosas. La tecnología ya no es una herramienta, es un sistema de creencias; es algo tan complejo de entender, a tu más elemental forma de utilizarla, así que termina por convertirse en algo casi mágico. Por otro lado, está este desprendimiento de algunas capacidades del ser humano: una de esta y la más obvia ha sido la forma de olvidar las matemáticas, hasta las más esenciales, porque siempre tenemos una calculadora a la mano. Nos estamos olvidando de las formas elementales que le daban sentido a las matemáticas cotidianas. La computadora ya no es sólo un aparato, es, sobre todo un canal de comunicación, un vínculo, una manera de crear nuevas comunidades, de relacionarnos con gente en lugares alejados.
Es un medio en el que muchos jóvenes se expresan con más franqueza y más inocencia. Pueden incluso tener mucho más interés en interrelacionarse con una pantalla y con lo que místicamente está ahí atrás de ella, que con la gente de su realidad inmediata. De este modo la tecnología no es ni buena y tampoco mala, eso depende del uso que le de cada persona, es decir con qué fin la utilice. Así como las personas adultas crecían con la televisión prendida, las nuevas generaciones crecen con una computadora prendida y conectados a internet. Si los jóvenes pertenecen a grupos roqueros de diferentes departamentos del país a lo mejor va a ser mucho más fácil para ellos establecer vínculos con jóvenes rockeros que viven en diferentes ciudades que con sus papas. Desde el punto de vista social las tecnologías se van convirtiendo en nuestras extensiones, se van volviendo parte de nosotros, se van personalizando, se van integrando a nuestra experiencia cotidiana y entonces se van convirtiendo de alguna manera en nuestros participantes. Finalmente, lo que nos seduce de lo tecnológico es la posibilidad de un mundo feliz, sin pensar que existe una especie de dominio exclusivo de quienes tienen acceso y dominan las tecnologías.
De igual modo la cuestión del sentido es fundamental, no solo para que la vida humana sea más que una vida vivible, sino también por que se refiere al cuerpo como algo más que una multitud de partícula, órganos y elementos cuantificables, y analizables con presión y objetividad . Además el cuerpo y la pedagogía se centrado, en la dimensión física del cuerpo y ha olvidado el espacio menos prolongados en su duración simbólica. La propuesta es la de reflexionar sobre la relación entre cuerpo y pedagogía.
Para Fullat el hombre es un cuerpo educando pues “los actos educandos van transformando progresivamente el cuerpo educando en cuerpo parcialmente educado” Fullat distingue educabilidad de educandidad, este ultimo atributo que el distingue como exclusivamente humano, este autor propone una pedagogía del cuerpo que busca educar la conciencia corporal, el cuerpo-propio. En la pedagogía corporal la hermenéutica es fundamental, tanto que para Villanou incluso esta en el centro de la reflexión sobre el estatuto epistemológico de las ciencias humanas, esta permite “interpretar el cuerpo desde la construcción social que se ha realizado en los cuerpos educandos”.
El objetivo más importante era apartar al hombre de las tentaciones corporales y permitirle vivir una vida pura, aislada de la experiencia corporal. En este sentido, Sennett Bmantiene que a la civilización occidental le resulta difícil honrar la dignidad del cuerpo y la diversidad de los cuerpos humanos. Esta visión negatividad que estigmatiza los cuerpos diferentes convive actualmente con otra visión para la cual los cuerpos diferentes tienen su espacio y pueden expresar su dimensión simbólica y sus diferencias. El tatuaje como una de las prácticas de transformación corporal ayuda al sujeto a definir su identidad, pero no necesariamente a posicionarse como un margen en la sociedad. Hablar de marcar, dibujar, anillar, ampliar, quemar la piel o el cuerpo, significa hacer referencia a la dimensión simbólica de estos actos.

El tatuaje es una de las formas artísticas más antiguas de la humanidad. Para algunos, tatuarse el cuerpo es parte de una moda, pero entre muchas culturas indígenas este arte corporal es mucho más que un mero adorno. La práctica ritual del tatuaje tuvo y tiene entre los más diversos pueblos del planeta un poderoso significado social y espiritual. Para ellos los tatuajes expresan su identidad en diversos niveles, desde características de tipo personal hasta de pertenencia social. En la cultura occidental los tatuajes se ven más como una manera de celebrar la individualidad, aunque también pueda usarse para identificar a los miembros de alguna comunidad.
Para muchas personas, mostrarse bello en la sociedad representa mucho más que ser físicamente bonito. Las niñas esperan que su pecho crezca y los niños esperan desarrollar musculatura. Pero el cuerpo generalmente atraviesa otros cambios antes, durante, y después de la pubertad – y algunas veces estos cambios pueden ser muy diferentes de los que se esperan. Por ejemplo, tanto los niños como las niñas pueden notar crecimiento en lugares del cuerpo con los que están poco familiarizados, como los glúteos o la barriga. O también puede que cambien y sean más altos y delgados.

Tomar cuerpo en su cultura implica «ser educado corporalmente en la cultura» y esta educación en la cultura pasa porque el cuerpo desarrolle la dimensión simbólica, tal y como lo hace el lenguaje. Desde esta perspectiva, podemos afirmar que las personas no aprendemos solamente a través del intelecto sino que lo hacemos también a través de todo el cuerpo. La finalidad última de la pedagogía simbólica del cuerpo es permitir a los educandos «estar bien en su cuerpo» y poder aportar su perspectiva en esta «construcción social del cuerpo».
La pedagogía del cuerpo simbólico ha de permitir relativizar algunas de las prácticas corporales.

Para finalizar es necesario resaltar que la pedagogía tiene un reto importante: reflexionar sobre cómo educar no solamente a partir de los valores, el intelecto y el cuerpo físico, sino también cómo debe hacerlo de forma conjunta para formar a la persona globalmente.